(+34) 954 48 20 15 / 7476
simetrycal@simetrycal.com

Post

La vigilancia de los productos industriales

La postguerra de la II Guerra Mundial produjo en Europa un ambiente político internacional de gran hondura reflexiva, bajo el principio de utilizar todos los elementos civiles para generar bienestar y bien común de una manera sinérgica y armónica.

Europa ha ido comprobando que el desarrollo armónico tanto industrial como mercantil era enormemente ventajoso; lo cual ha hecho cada vez más irreversible el camino hacia un mercado más amplio, menos intervenido, pero no por ello menos seguro.

España se incorporó a las Comunidades Europeas en 1986, al mismo tiempo que en éstas, y particularmente en el Mercado Común Europeo, se ponía en marcha una metodología para conciliar la dinamización de los mercados con la protección de los consumidores, sus bienes y el medio ambiente.

Con objeto de propiciar una comercialización competitiva y asegurar al mismo tiempo la seguridad de los productos, se acuñó el Nuevo Enfoque (1985) basado en Directivas sectoriales (Baja Tensión, Aparatos a presión,…) y metodologías de actuación, inspección y ensayo (demostración del cumplimiento de los requisitos esenciales de acuerdo a Normas Armonizadas).

Más recientemente, el Nuevo Marco Legislativo –NFL– New Legislative, de julio 2008, completó el marco total legislativo con todos los elementos necesarios para la evaluación de conformidad, la acreditación y la vigilancia de mercado, incluyendo el control de productos industriales de fuera de la Unión Europea (UE).

Cierto es que originariamente se pensó en la protección de los consumidores, pero con el nuevo NLF se ha ampliado a la protección del fair play y evitar la competencia desleal, que también es un objetivo prioritario.

Se produce el efecto colateral de que, ante un decremento de la calidad, la seguridad y el precio de los productos industriales, se produce una merma en la producción industrial propia, por la difícil viabilidad empresarial en esas circunstancias.

Es la propia seguridad lo que mueve esta actividad, en la que España se encuentra, junto a los países nórdicos, en las posiciones de cabeza en cuanto a eficiencia y rigor en sus campañas de control, como lo indica el número de Cláusulas de Salvaguardia comunicadas cada año, y algunos otros indicadores, que no podía olvidar los orígenes de la UE, donde hubo sin duda decisiones políticas, pero hubo también el acierto de asentarlas sobre el Mercado y sobre los Productos Industriales.

Fuente: Fundación para el Fomento de la Innovación Industrial

y Ministerio de Industria, Energía y Turismo

La vigilancia de los productos industriales en el mercado clave de la seguridad en los tiempos actuales

Leave a Reply